Articles Paco Martínez

¡Trampas del Estado como las empresas tramposas!

Fui sindicalista con responsabilidades y cargos internacionales. Presencié, participé, en numerosas negociaciones.

Negociación de convenios. Propuestas por ambas partes. No hay acuerdo. Se provocaba una huelga. La empresa sanciona a los líderes sindicales. A partir de ahí, la negociación abandonaba su principal objetivo y pasaba a ser una lucha para eliminar las sanciones. Se olvidaban las reivindicaciones iniciales.

Hoy está sucediendo exactamente lo mismo, pero con otros protagonistas. Hoy, la “empresa” es el Estado español. La clase trabajadora: la sociedad catalana que ha reaccionado. Se está cumpliendo el proceso de aquellos tiempos. Volvemos a caer en la misma trampa.

El reino de España, expolia, coloniza, maltrata, menosprecia a la sociedad catalana. Es, hoy, el mal empresario. El Parlamento catalán aprueba un Estatuto. El Parlamento español “lo cepilla” pero aún mantiene mejoras. Se aprueba en referéndum. El Constitucional anula artículos y modifica otros. La sociedad catalana reacciona en defensa de valores irrenunciables: calidad de vida, democracia, libertad, atenciones sociales. El Estado no modifica en nada su postura. Se celebra un referéndum que es sólo “desobediencia” al Constitucional. Los gobiernos españoles lo han hecho muchas veces. El aparato policial, judicial, se pone en marcha.

Instrucción, juicio escandaloso, condena. The New York Time calificó de “error” ese juicio. The Guardian, de “vergüenza” la sentencia. La justicia suiza, belga, alemana, escocesa; el Consejo de Europa, Amnistía Internacional, Grupo de Trabajo de la ONU piden la  libertad, cuestionan el juicio. El Estado español no modifica nada.

En paralelo, siguen los agravios: falta de financiación, incumplimiento crónico de presupuestos en infraestructuras vitales para su desarrollo; sin recursos para atenciones sociales, ataque a la identidad, historia, lengua. Catalunya queda fuera de la Constitución. Sin Estatuto como exige la misma. Es “territorio intervenido”. Una colonia. El independentismo: mayoría absoluta en el Parlamento catalán y en votos sigue pidiendo un referéndum democrático. Es un derecho universal.

El Estado, con todos sus medios: políticos, judiciales, policiales, prensa, etc. no sólo no rectifica. Lo agrava. Hay más de 3.000 personas pendientes de juicio, algunas calificadas de “terroristas”, por haber participado en defensa del Referéndum, de la democracia.

Hay que recordar la brutal agresión policial el 1.0. Más de 1.000 heridos. Escandalizó al mundo democrático. Pasa el tiempo. El Estado sigue sin aportar ni una sola medida de conciliación. Mantiene toda su violencia policial, judicial, económica, política. El Tribunal de Cuentas sigue también con sus injustas condenas sin juicio.

Ahora, ERC ofrece mesa de diálogo. El Estado dice aceptar. Se supone que el tema debía ser “Amnistía, referéndum”. Dicen reconocer que existe un problema “político” pero ninguna propuesta política. Y no ha retirado ninguna actuación judicial.

En paralelo, nuevas actuaciones del gobierno. Ahora, la ley del audiovisual que no contempla el catalán. En paralelo, se publica que la primera reunión de la mesa de diálogo no tenía ni orden del día ni hubo actas. ¿De qué hablaron?  En paralelo, se discute sobre presupuestos 2022.

Comisión bilateral. Mesa de diálogo. ¿Se habla de amnistía y Referéndum? No. ¿De nuevas propuestas que animen a renunciar al mismo? No. De anular sentencias, permitir el retorno de los exiliados, buscar un gran acuerdo cara al futuro. No.

España ha cambiado miembros del Constitucional, del Tribunal de Cuentas. Con esos nuevos mimbres veremos qué cesta sale.  El Estado español dice: ¡olvidaros de la Amnistía, del derecho a la Autodeterminación! Tragaros vuestra dignidad cargar con vuestros años de cárcel y persecución judicial y os concederemos nuestro perdón. Ya no se habla de esos objetivos irrenunciables. Ahora, se habla de presupuestos para el 2022 y de que el catalán figure en la ley del audiovisual.  

Parece mentira que pasen los años en esta España y los métodos sigan siendo los mismos. Con Franco y sindicatos verticales o con monarquía parlamentaria y partidos, sindicatos, que se dicen modernos, democráticos; con gobiernos de derecha o de los mas progresistas de la historia, siempre se impone la fuerza del más fuerte. Y se cae en la misa trampa

Se vuelve a caer en manos de un Estado tramposo

24/10/2021

Si vols llegir tots els articles publicats per Paco Martínez, fes clic aquí

Deixa el teu comentari

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.